viernes, 11 de diciembre de 2009

.:Capítulo 1:. de What are you doing Jenn?




















-¡Larah! Baja en este instante.-me gritó mi madre desde el primer piso.







-Vooy!.-respondí malhumorada.







Perdónenme, mi nombre es Larah Curbstomp pero en el grupo me llaman Jenn. Mi cabello es de un color rubio albino, mezclado con mechas de color rosa, verde, azul y de todos los pigmentos que puedes imaginar. Y mis ojos, de un color celeste blanquezino, los heredé de mi padre: Lorcan Curbstomp.







Bajé las escaleras estrepitosamente, mi madre estaba alli parada con las manos en las caderas. Hubiera parecido una pose graciosa, pero sus ojos denotaban una furia incontenible.







-¿No te dije, acaso, mil veces que la ropa negra no va con la de color?-me gritó.







-¡Sí! Pero esto no pasaba cuando papá vivía.-le chillé.







-Larah, afróntalo, acéptalo. Lorcan ha muer-to!-me dijo mi madre.







-Pues, si piensas así, me iré de aquí. No quiero soportar más tu falta de sentimentalismo.-le dije con odio.















Salí de casa tal como estaba, a pesar de estar helada hasta los huesos pensé adonde podía ir. La calle no era buena opción, no podía ir a  casa de Claire, eran las tres de la mañana. ¿Por qué no a la casa de Christopher?, él nunca me despreciaría, despues de todo, era mi mejor amigo.







Toqué el timbre suavemente, esperaba que Lestat me abriera la puerta. Si lo hacía su padre, seguro que me daba un escobazo. En cambio, apareció Christopher en calzones, se pasaba la mano por el cabello medio somnoliento y al verme se quedó paralizado.







-Jenn,¿qué haces aquí?-me preguntó haciéndome pasar.







-Me fui de casa, mamá se puso histérica, Chris.-le dije con la indignación pintada en los ojos.







-No me llames Chris o te llamaré Larah. Así que, cuéntame Larah ¿qué fue esta vez?







-Simplemente me reprendió por poner la ropa negra con la de color y yo le dije que cuando mi padre estaba vivo nunca había que separar la ropa. Entonces me gritó ¡supéralo!- le dije a punto de largarme a llorar.







-Tranquila, Jenn. Puedes quedarte aquí si quieres, nadie se enterará.-me dijo él abrazándome.























Chicas luego lo voy a editar con lo que falta, saludillos ^^.

No hay comentarios:

Publicar un comentario